PICO Y PALA

¿Recuerdan la fábula  de la cigarra y la hormiga? En ese sentido,siempre fui más hormiguita,y aunque a pesar de que en momentos me pasó por delante alguna cigarra loca pavoneándose de sus éxitos instantáneos, seguí en mi empeño de ser hormiga. Creo en el esfuerzo y la constancia para conseguir las metas y desconfío de las recompensas rápidas. Será el carácter gallego.



Cuando empecé a nadar, en un curso de iniciación, tenía que parar en la escalerilla del medio a coger fuelle y vaciar el organismo de agua clorada para seguir nadando el largo completo. Pero tenía tantas ganas de saber nadar y me sentía tan bien cuando lograba flotar unos metros sin agarrarme a la corchera, que seguí y seguí hasta que aprendí.

Casi seis años después sigo nadando, unos cuantos largos más, varias veces por semana. Y lo disfruto porque me costó aprenderlo y lo conseguí. Lo mismo con el correr.El primer km fue agónico, pero cuando hice mi primera carrera fui feliz, aunque no fui la primera ni la más veloz. No hizo falta.

Parece un topicazo o una copia a los gurús de esto, lo de que el deporte te da lecciones de vida, pero una vez que te pones a ello ves que es cierto (y no entro en historias de superación que las hay impresionantes).
Quizás los resultados no se vean de inmediato pero te ayuda a ser constante, disciplinado y tenaz, también  en otras facetas de la vida tanto a nivel personal como laboral. A no rendirte al primer obstáculo, o al menos a levantarte con dignidad y continuar. Otro día saldrá mejor.

Y sino siempre nos queda disfrutar del camino, que en ocasiones es más enriquecedor que llegar al fin. Sólo  hay que tener paciencia y ganas,darle al pico y a la pala, y ser hormiga.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA IMPORTANCIA DE LAS COMPETENCIAS EN EL CURRICULUM

EL 8º CORUÑA BLOGGERS SE SALIÓ

EL TRIPLE FILTRO DE SÓCRATES