RENDIMIENTOS DECRECIENTES

Foto: Pexels



“La Ley de rendimientos decrecientes es un concepto económico que muestra la disminución de un producto o de un servicio a medida que se añaden factores productivos a la creación de un bien o servicio. Se trata de una disminución marginal, es decir, el aumento es menor cada vez, por eso, otra manera de llamar a este fenómeno es ley de rendimientos marginales decrecientes.”

En la facultad de Empresariales, nos ponían un ejemplo muy gráfico para entender este concepto. Un campo de cultivo cuadrado de unas determinadas dimensiones, metemos un tractor y cosechamos a buen ritmo, metemos dos y mejora la cosecha,pero si metemos 3,...o 4...o 5 llega un momento que se entorpecen, chocan y no se puede cosechar de manera eficaz. La productividad de los tractores decae y no hay cultivo posible.

En ocasiones, no por meter más gente o recursos materiales, el resultado mejora. Y esto en el ámbito de los recursos humanos y la empresa, también es aplicable. No por tener más gente en la oficina o en la fábrica, o en el bar, con puestos similares para sacar adelante un mismo trabajo, hace que se haga de manera más eficiente o ni siquiera garantiza que salga adelante.

No si estos trabajadores se “entorpecen” unos a otros, como los tractores del ejemplo, y se forman cuellos de botella complicados de resolver. Por tanto, en estos casos, no se da el caso de que cuantos más recursos, más resultados positivos o en menos tiempo.

Cuántas veces en nuestros trabajos nos encontramos con situaciones similares, en las que dos o tres trabajadores sacaban el trabajo adelante de manera más eficaz que con más compañeros. Incluso en nuestra vida personal es aplicable, y sino quién no ha estado,por ejemplo, en una cocina con varios "cocineros/as" y "cocinillas" que manchaban más que guisaban.

En estos casos habría que determinar el número óptimo de recursos con el cual se consigue el mejor resultado, a modo de campana de Gauss, en función de las capacidades de las personas contratadas. Será el que marque el punto a partir del cual los factores productivos saquen la tarea de manera efectiva, sin sensación de agobio o no dar más de si, y el límite a partir del cual el rendimiento empieza a decaer y se reduce hasta ser totalmente improductivo.

Y en las manos del gerente o de los responsables de recursos humanos está el hacer esta estimación del dimensionamiento de su empresa o de cada departamento.

Links:



Comentarios

Entradas populares de este blog

USAR Y TIRAR

LECCIONES DE LIDERAZGO

¡APROVECHA BEBEE PARA TU BÚSQUEDA DE EMPLEO!