EL TRIPLE FILTRO DE SÓCRATES

Las tres reglas de Sócrates, para quien no las conozca, son la base en lo que tienes (o al menos deberías) que apoyarte antes de hacer un comentario o decir algo a alguien en concreto, y que muchas veces olvidamos aplicar: Verdad-Bondad-Utilidad.

*Verdad: lo que vas a decir ¿es cierto, es verdadero o una mentira?

*Bondad: ¿es bueno para esa persona o grupo de personas?

*Utilidad: lo que vas a decir ¿va a ser útil para esa persona o grupo de personas? ¿es necesario?

Pues si no es cierto, ni bueno ni útil...¿para que contarlo?.
Como decía la canción de El Último de la Fila, "si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir". Socráticos ellos.

Tod@s, y me incluyo, tendriamos que prestar más atención a estas reglas antes de decir algo y nos ahorraríamos muchas situaciones desagradables, en casa, en el trabajo, en la vida.
Y en especial en las redes sociales, dónde estos principios brillan muchas veces por su ausencia.
Si algo aprendo en las RRSS es a no ser impulsiv@ y reflexionar antes de publicar algún comentario, porque la realidad nunca es como nos la cuentan al principio y se mete mucho la pata. Twitter es una de las redes en las que más ocurre, de las menos reflexivas.La inmediatez con la que llegan las noticias y la falta de rigor en muchas de las fuentes, son vivero para estas reacciones.

Párate y piensa! (Foto: Pexels)

Cuando empecé a twittear, me metí en un pequeño jardín por un comentario que hice sobre el "cisma" Kukuxumusu-Urmeneta, posicionándose del lado del creador en algo que me parecía injusto (como fan de sus dibujos que soy) y la respuesta de los seguidores y detractores de Urmeneta fue inmediata!. Acostumbrada a otras RRSS más friendly, me sorprendió la airada respuesta de algunos, como si les fuese la vida, que no respetaban que pensase algo distinto. Tomé nota.

Cuando hago un post, lo escribo en un cuaderno (me relaja escribir), lo dejo en reposo, lo releo y cambio aquello que me suena raro o puede molestar a alguien y lo elimino o reescribo en otro tono.No es bueno escribir por impulso o cuando estás demasiado excitado o cabreado con algo/alguien, porque puedes decir cosas que hagan daño.
Está claro que no puedes gustar a todo el mundo, pero al menos mantienes el respeto, dentro de la discrepancia.

Recuerda: si no es bueno, útil o cierto...olvídalo!

Enlaces de interés:

Parábola de los tres filtros de Sócrates

Como si nos echan de casa (post sobre Urmeneta,Jobs...)

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¡APROVECHA BEBEE PARA TU BÚSQUEDA DE EMPLEO!

LA IMPORTANCIA DE LAS COMPETENCIAS EN EL CURRICULUM

EL 8º CORUÑA BLOGGERS SE SALIÓ