BENDITO DAFO


Infografía: MGQ (Canva)



En los talleres de empleo que doy para Cruz Roja, utilizamos mucho esta herramienta para definir nuestro perfil profesional, definir objetivos en nuestra búsqueda de empleo, o simplemente hacer un análisis de la situación que vivimos, básicamente "¿quiénes somos?, ¿de dónde venimos?, ¿a dónde vamos?" 

El origen del Análisis DAFO viene de los años 60, y hoy en día sigue siendo una herramienta imprescindible para la creación de negocios, la búsqueda de empleo, o cualquier objetivo personal y profesional o toma de decisiones que tengamos en mente.

En la búsqueda de empleo es una herramienta esencial puesto que nos ayuda a definir qué queremos conseguir, qué tipo de trabajo nos interesa o tenemos más probabilidades de que nos llamen, a qué sectores o empresas destinar nuestros esfuerzos, que debemos mejorar de nuestra formación o habilidades y competencias, y en contraposición, qué debemos destacar de nuestras experiencias y aptitudes. Ya no vale mandar curricula a cascoporro, ni buscar trabajo de lo que sea, porque hay un porcentaje muy elevado de probabilidad de que no nos llamen de muchos de los sitios en los que dejamos el cv, lo que conlleva un porcentaje similar de frustración.

Pero para un DAFO realista hay que ser sincero con uno/a mismo/a, y eso cuesta más de lo que pensamos. Ponerse a pensar en qué somos buenos o menos buenos, nos lleva a caer en un exceso de autocrítica (más habitual que el de exceso de confianza, aunque también se da). No sabemos identificar aquello que se nos da bien, y en cambio lo vemos inmediatamente en los demás ¿Por qué no somos capaces de ver nuestras fortalezas y debilidades con objetividad? ¿por qué si las identificamos perfectamente en el de al lado?

Cuando hacemos esta actividad en los talleres, realmente a la gente le cuesta mucho pensar en puntos fuertes, sin embargo los débiles salen enseguida, nuestra visión de nosotros mismos tiende a la negatividad, y más cuando estás en una situación frustrante de búsqueda de empleo que no avanza. El elefante rosa del que hablábamos en el post de Vega Gómez.

Y en el fondo todos somos buenos en algo, todos tenemos al menos una cosa que se nos da bien, y que a veces la tenemos tan interiorizada que ni nos damos cuenta de que es una fortaleza porque lo vemos como lo normal. En estos casos, para propiciar el desbloqueo, les digo que si no se les ocurre nada, pregunten a amigos, familiares, compañeros o ex-compañeros de trabajo o estudios, qué creen que es lo que mejor hacen o que mejor define su forma de ser.
Descarta las opiniones demasiado extremas, tanto positivas como negativas, porque no tienen demasiada objetividad, y así puedes ir haciéndote una idea de tus Fortalezas y Debilidades y obtener una base sobre la que empezar a trabajar. Y te puedes llevar sorpresas.

Buena semana.

Comentarios

  1. yo siempre lo recomiendo,hacer un buen curriculum que se adapte a la demanda de la empresa.Pues no todos pueden recurrir a las ofertas de la Administracion publicas,claro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, es una herramienta muy útil de autonocimiento y de conocimiento del entorno..cuanto más destaques en el cv lo que requieren del puesto y tu tienes, más opciones.
      Gracias por comentar!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TIPS Y WEBS PARA HACER EL CV MÁS ATRACTIVO

7 BENEFICIOS DE TENER UN BLOG (PARTE II)